lunes, 23 de agosto de 2010

SIGUE LA POLÉMICA POR EL ESTACIONAMIENTO MEDIDO


Con la aprobación por parte del Concejo Deliberante (HCD), se puso en marcha el llamado a licitación para establecer el estacionamiento medido en las ciudades de San Justo y Ramos Mejía. En el marco del (necesario) ordenamiento del parque automotor matancero el Ejecutivo municipal envió un proyecto para concesionar «un Sistema de Estacionamiento Medido».

En principio el proyecto tuvo la resistencia de la totalidad de los bloques opositores. Inclusive los mismos concejales del oficialismo manifestaron su desacuerdo con el proyecto original. El presidente de la bancada del PJ, Ricardo Rolleri, se sinceró con sus pares opositores y les confesó que el proyecto necesitaba mejoras.

Fue así que el titular de la comisión de Tránsito y Transporte del HCD, Pablo Boschi tuvo que trabajar intensamente para que el 29 de julio (en menos de un mes) se tratara en el recinto el expediente 9231/10 tal como lo fijaba la ordenanza.

Finalmente el oficialismo logró la aprobación de los pliegos para que el Poder Ejecutivo municipal llame a licitación para concesionar un sistema de Estacionamiento Medido Arancelado. El dato que surgió de la sesión en la que se aprobó tal medida fue que de los ocho bloques no oficialistas, seis votaron a favor del proyecto. Los únicos opositores que rechazaron el estacionamiento medido con sus reformas fueron los bloques de Libres del Sur y Peronismo Federal. Adrián Verdini, concejal de ese partido declaró su oposición: «Una cosa es el reordenamiento vehicular y otra el estacionamiento medido. Son dos cosas distintas. Nosotros estamos en contra porque a una cuadra de Arieta, San Justo sigue siendo pueblo».

Por su parte, el presidente de la comisión de Tránsito y Transporte, el concejal Boschi (PJ), le argumentó a este periódico que «se hicieron modificaciones dando lugar al pedido de los bloques opositores y creemos que ha salido el mejor de los proyectos en una primera etapa. Sobre 23 concejales que votan 19 lo hicieron por la afirmativa, o sea que tenemos un gran consenso».

Los pliegos aprobados establecen una concesión a diez años con un canon (a favor del Estado municipal) del 15% de la recaudación total de la empresa. Ese porcentaje fue un elemento de disputa. Quienes votaron a favor señalan que el 15% es sólo el piso para los oferentes y que esto podría aumentar al momento de licitar.

Según consta en el pliego, el sistema contemplará tarjetas magnéticas y de recarga para que una máquina lectora con un software especial (ubicada cada doscientos metros de distancia) registre la señal descargada por el propietario del auto estacionado.

La puesta en marcha del estacionamiento arancelado se pondrá se hará simultáneamente en San Justo y en Ramos Mejía. Al momento que cuatro grúas recorrerán las calles de ambas ciudades para remover los vehículos mal estacionados.

Según le confirmó a Casanova hoy el edil Boschi, en ambas ciudades se deberá estacionar sobre una sola mano, mientras que se podrá hacerlo en las dos veredas únicamente en las avenidas.

Otra de las voces que se alzaron en contra fue la de Sandra Oviedo, concejal de Libres del Sur: «Entendemos que esto se trata de un servicio público y creemos que el Estado debe estar en condiciones de tener en sus manos el reordenamiento del tránsito. No creemos que esto deba tercerizarse o privatizarse. En función de esto la recaudación debe quedar en las arcas municipales y no dejarle a una empresa el 85% de ganancia».

Pablo Boschi salió al cruce de esto último: «quiero que quede bien en claro que no se trata de ninguna privatización, estamos concesionando por 10 años. Los que hablan de privatización tienen un error de concepción. Para este proyecto se tomaron como modelo otras experiencias en municipios socio-económicos similares a La Matanza para darle tratamiento adecuado a la cuestión».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada