jueves, 1 de abril de 2010

La Patota del volante


Los continuos trastornos que soportan los vecinos de Quito e Islas Malvinas por el mal comportamiento de los choferes de colectivos que destruyen las veredas del vecindario hicieron la vecina Claudia Coletti enviara una carta a la redacción de este periódico manifestando su malestar por una situación que vienen padeciendo en Isidro Casanova desde hace mucho tiempo.
«Sres. De Casanova hoy.
¿Hasta cuándo debemos soportar todos los trastornos que ocurren a raíz del paso de los colectivos 378 (Almafuerte) y 185 (Ideal de San Justo) que vienen por Tokio y doblan (fuera de línea) por Quito hacia Islas Malvinas (vehículos de gran porte) sin el espacio necesario para poder hacerlo? Como consecuencia del paso de estos, el cordón de la calzada izquierda frente a la zapatería (Claudia) es destruido sistemáticamente dos o tres veces al año, incluso ahora ya han roto la rampa para discapacitados construida en el mes de febrero poniendo en peligro a las personas que por allí circulan, afectando también el tiempo de la propietaria y el costo económico que implica arreglarlo.
Agradecemos por favor que las autoridades tomen medidas para solucionar este problema grave, además de un servidor público que advierta a los conductores que en las esquinas y rampas no se debe estaciona ya que este sería el segundo problema debido al gran caudal vehicular que trae el Banco Piano».

Claudia Coletti

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada