jueves, 15 de abril de 2010

ALTO NIVEL DE ALCOHOLEMIA EN LA NOCHE DE CASANOVA


La policía de Isidro Casanova, comisaría 1ª, viene realizando fuertes operativos de control de tránsito enfocados sobre la circulación de motos por la ciudad. Fundamentalmente están dirigidos a los motociclistas que carecen de papeles, que no respetan las normas de tránsito o por ingesta de alcohol.
Casanova hoy entrevistó al titular de la dependencia policial, comisario Adrián García, quien dio precisiones sobre los resultados de estos controles: «Estamos realizando operativos de prevención y de aplicación de la ley de tránsito en toda la ciudad».
La Ley de Tránsito obliga a los motociclistas a circular con casco, con registro para conducir y la moto tiene que estar patentada y con el seguro vigente. Esos requisitos generalmente no se cumplen y por eso que el secuestro de motos por parte de la policía es permanente.
«Los operativos los hacemos en distintos puntos, pero en especial en las plazas de Casanova Centro y Atalaya, en donde los chicos subían a las veredas con las motos poniendo en riesgo la vida de los peatones. Creemos que en esos lugares estamos controlando el tema», explica García.
Según las estadísticas de la comisaría de Isidro Casanova se retienen entre 50 y 60 motos por mes que no cumplen con la ley. Para recuperar el rodado los infractores deben primero pagar una multa impuesta por el juez de Faltas municipal. Fuentes policiales confirman que el promedio de motos incautadas en la ciudad disminuyó ostensiblemente desde que comenzaron los operativos.
Por otra parte, el comisario señaló que además se realizan controles de alcoholemia junto a la Policía Científica en la noche casanovense: «de 36 constataciones que se efectuaron 13 dieron positivo por exceder el límite de alcohol en sangre. El lugar que elegimos para este operativo es la esquina de Portugal y la ruta».
El mencionado control se hizo en la madrugada del domingo 21 de marzo y la cifra es preocupante ya que un 36% de los conductores controlados tenía un nivel de alcoholemia que pone en riesgo la vida de peatones y otros automovilistas. Según estas cifras, más de un tercio de los conductores en la noche de Casanova no está en condiciones físicas ni mentales de manejar.
Otro caso flagrante es la circulación de cuatriciclos por la ciudad, totalmente prohibido por la Ley de Tránsito, «en eso ponemos el acento -prosigue el comisario García- porque están imposibilitados de andar por zonas urbanas. Durante el verano demoramos más de 15 cuatriciclos que en algunos casos no tenían ni papeles. Todos vecinos del barrio que no toman conciencia que es un vehículo muy potente que puede causar mucho daño. Detectamos casos -llegamos a detener chicos de 11 años- en la que los padres les dan el cuatri a sus hijos menores de edad como si fuese un juguete».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada