miércoles, 5 de agosto de 2009

Descartan el Cierre de Jesse James


La versión sobre la venta del boliche bailable Jesse James, que funciona en la ciudad desde 1981 corrió velozmente y el boca a boca comenzó a ganar la calle. Los rumores, que abundaron, fueron diversos y de hecho obligó a los responsables de la empresa a realizar reiteradas desmentidas durante las jornadas nocturnas (al punto de emitirlo dentro del boliche durante los bailes) y también por la radio FM que emite muy cerca del local bailable.
Los rumores señalaban que «los dueños de Jesse James le habían vendido» a la empresa que explota el Casino Flotante de Puerto Madero para colocar una sala de juegos en Isidro Casanova. El nombre del comprador sonó inclusive en boca de concejales de la oposición: «Cristóbal López, el binguero de Kirchner». Nadie se animaba a hablar oficialmente del tema, pero en el mundillo político matancero le brindaban veracidad a la cuestión.
Además de la venta de Jesse James para que se ponga en funcionamiento una sala de juegos, corrió otra versión que rayó con el mal gusto. Esa versión decía que el propietario del boliche, Oscar Martínez, «había fallecido en un accidente automovilístico junto a su socio luego de chocar en la ruta». En la radio que publicita la actividad del local bailable, recibieron numerosos llamados que preguntaban si esto era cierto. Desde el boliche lo desmintieron categóricamente y además aclararon que «no existe» el supuesto socio.
Casanova hoy dialogó con Sol, la hija de propietario de Jesse James y administradora de la radio FM 99.5, quien fue tajante al desmentir cualquier posibilidad de una operación comercial que derive en una sala de juegos en lugar del tradicional local bailable de Isidro Casanova. «Nunca estuvo en los planes de nadie cerrar Jesse James, para nada. Jamás se pensó en vender como se anduvo diciendo por ahí. Son falacias que hicieron correr y que intentaron perjudicarnos», señala.
«Ni siquiera vale la pena hablar sobre esas versiones totalmente sin validez, sin fundamento -contesta cuando se la interroga sobre por qué se hizo correr esa información-. No le encontramos el «porqué», ni siquiera buscamos los motivos. Para que el público se quede tranquilo nosotros queremos seguir trabajando, porque muchas personas nos preguntaban. Este es un boliche con el que se sienten identificados no solo los chicos de ahora, sino otras generaciones que vinieron desde un principio.
A manera de palabra oficial del boliche, Sol Martínez concluye: «No sé porque salieron estas cosas. Pero, como te dije, que al no tener fundamentos no me pongo a pensar sobre quién podría llegar a decir que Jesse James va a cerrar».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada