jueves, 9 de julio de 2009

El Rebote de la Influenza en CASANOVA


La irrupción de la Gripe A H1 N1 en La Matanza hizo que desde el Estado municipal se implementaran algunas medidas precautorias y preventivas para mitigar un virus que algunos insisten con dudar de su real poderío de daño. En el distrito el Intendente decretó el viernes 3 de julio la emergencia sanitaria en todo el distrito concediendo licencia preventiva a las empleadas municipales embarazadas y a los trabajadores inmunocomprometidos; además de suspender hasta el domingo 19 de julio todas las actividades de orden municipal previstas, que impliquen convocatoria de público, conferencias, recitales, actividades lúdicas y culturales, y hasta el 31 de este mes tampoco habrá clases en los jardines de infantes municipales.
A diferencia con las primeras directivas de las autoridades nacionales, el intendente Fernando Espinoza estableció que el sábado 4 y el domingo 5 no funcionen los locales bailables, bingos y agencias hípicas del distrito; en tanto se restringirá la cantidad de público en bares, pubs, cybers y confiterías, cuyo cierre no se podrá extender más allá de las 01:30 de la noche.
En el Municipio de La Matanza conformó a fines de junio un “Comité de Crisis” integrado por representantes de la Secretaría de Salud del distrito, la Dirección de Programas de Salud, la Subsecretaría de Planificación y Sistemas Epidemiológicos y expertos en epidemiología. Además se creó una Sala de Situación para comunicar sistemáticamente la evolución de la pandemia a nivel local, con las recomendaciones para cada período.
La situación comenzó a agudizarse hacia principios de julio puesto que al colapso del sistema sanitario en todos sus niveles (público, privado y solidario) se sumaron medidas que restringieron el servicio de atención. El centro de salud del gremio docente SUTEBA suspendió la atención de pacientes hasta el lunes 3 de agosto, mientras que en Isidro Casanova el Centro de Salud municipal Francisco Giovinazzo levantó todos los turnos (ya sea por cooperadora como los gratuitos) desde el viernes 3 de julio en adelante.
La Posta, como se lo conoce popularmente a este efector comunal, brindaba un aspecto desolador y solo permaneció con sus puertas abiertas para los casos de emergencia por guardia. Los integrantes de la Asociación Cooperadora acataron la disposición del director, aunque se mostraron preocupados porque se deberán reprogramar cerca de 750 turnos semanales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada